Italian traditional pizza napolitana

Una pizza napolitana hecha en casa

Hacer una pizza napolitana en casa puede ser complicado, pero lo hemos hecho fácil con estos consejos. Ya sea que hayas tenido que cancelar unas vacaciones en Nápoles o hayas estado soñando con deambular por las calles adoquinadas de la ciudad, esta pizza transportará tus papilas gustativas directamente a la Piazza del Plebiscito.

pizza napolitana

No te excedas con los ingredientes

Todos hemos comido una pizza con demasiados ingredientes, y la variedad de platos hondos de Chicago es especialmente culpable de exceso. Por el contrario, la pizza napolitana tiene solo dos ingredientes: mozzarella y salsa de tomate fresco.

La masa se elabora con cuatro ingredientes básicos, harina de grano fino (200 g), levadura (6 g), agua tibia (125 ml) y sal. Si quieres, puedes añadir una cucharada de aceite de oliva y un poco de azúcar.

El aceite de oliva agrega sabor y evita que la corteza se empape demasiado, y el azúcar ayuda a que la masa se dore. Cuando mezcles tus ingredientes, recuerda disolver primero la sal en agua, ya que el contacto directo con la sal daña las células de levadura.

Amásala con mucho amor

Una buena pizza hay que amasarla con mucho amor. ¿Te saltaste tu entrenamiento de brazos hoy? Eso es genial, lo obtendrás mientras amasas la masa durante unos 20 minutos. Asegúrate de que sea lo suficientemente suave y elástico para moldearlo en una bola. De lo contrario, sigue amasando.

Deja reposar la masa

Puedes dejar reposar tu masa durante unas cuatro horas a temperatura ambiente, o durante 24 horas (pero no más que eso) en la nevera.

Una vez que la masa haya subido, idealmente deberías duplicar su tamaño, estírala para formar una base redonda de entre 22 y 35 cm de diámetro. Ahora comienza la diversión. Extiende sobre la passata y la mozzarella en rodajas, y estarás listo para cocinar tu pizza napolitana.

El calor es fundamental

El mayor desafío cuando se trata de hacer una pizza a la Nápoles es que nuestros hornos caseros simplemente no están lo suficientemente calientes.

Los restaurantes tienen hornos de leña que pueden hacer una pizza a la perfección en 60 segundos. Pero en casa, lo mejor es precalentar el horno a máxima potencia (240C) y cocinar la pizza durante ocho minutos hasta que la masa comience a dorarse. Adorna con albahaca fresca.

Si de plano crees que lo mejor es no tener dolores de cabeza y solo sentarse a comer, te recomendamos pedir una pizza orilla de queso desde tu app de comida favorita; haz uso de tus puntos de lealtad y sigue acumulando tus compras para obtener más recompensas.

¡Disfruta una pizza de Nápoles!

La pizza de Nápoles no está destinada a sentarse en cajas; come la tuya de inmediato para evitar que se empape. Puntos de bonificación si tienes una botella de tinto italiano y si tu pizza es lo suficientemente flexible como para doblarse, que es como se come normalmente en Nápoles.

Y ahí lo tienes, hacer una pizza napolitana puede parecer complejo, pero el proceso es demasiado divertido como para no intentarlo. ¡Provecho!