café flat white

La polémica historia del flat white

¿Quién inventó el flat white, Nueva Zelanda o Australia? Esa pregunta ha estado en boca de muchos amantes del café desde que Starbucks trajo por primera vez esta bebida láctea al mercado norteamericano.

El debate está en curso al igual que el origen de otros tipos de café o la prensa francesa. Por lo tanto, aquí te dejamos una breve historia de este café favorito tan disputado.

flat white

El debate de un vistazo

Los neozelandeses y los australianos tienden a chocar con la cabeza sobre los orígenes de bastantes platillos tradicionales, siendo la pavlova el ejemplo más notorio. Pero la controversia sobre el flat white estalló realmente en 2015, cuando Starbucks agregó la bebida a su menú. Un comunicado de prensa que anunciaba el lanzamiento decía que:

«Desde que se originó en Australia en la década de 1980, el flat white se convirtió en un elemento básico de las cafeterías en el Reino Unido y ahora es un favorito en ciernes entre los aficionados al café en Norteamérica».

No hace falta decir que muchas personas en Nueva Zelanda se opusieron a eso. Y así comenzó la historia de dos orígenes.

Historias de origen: Sydney vs Wellington

El australiano Alan Preston, que abrió un café en Sydney en 1985, insiste en que fue la primera persona en acuñar el término «flat white».

Incluso hay un sitio web completamente dedicado a su relato de eventos.

En resumen, Preston afirma que la frase se originó después de la apertura de su cafetería en Sussex Street, el Moors Espresso Bar.

Preston se inspiró en su estado natal, Queensland, donde muchos cafés de los años sesenta y setenta ofrecían un tipo de espresso que se describía típicamente como «flat white».

Su versión de los eventos está respaldada por una foto de la década de 1980, que, según Preston, tiene las palabras «flat white» anotadas en el tablero del menú.

En cuanto a la versión Kiwi, Frank McInnes afirmó que inventó accidentalmente el flat white que conocemos hoy.

A finales del verano de 1989, McInnes cometió un error mientras preparaba un capuchino en el Café Bodega de Willis Street.

Al no tener suficiente grasa para hacer espuma en la leche, McInnes, en tono de disculpa, le dio la bebida de espresso fallida a su cliente y dijo: «Lo siento, es un flat white».

Para aumentar la confusión, Ian Bersten, fundador de Belaroma Coffee de Sydney y autor de un libro sobre la historia de la elaboración del café, cree que es más probable que la bebida se haya originado más lejos, en Inglaterra en algún momento de la década de 1950.

El flat white: ¿qué es realmente?

Hemos escuchado sus historias de origen conflictivas, pero ¿realmente vale la pena todo este alboroto por el flat white?

Un flat white se compone de un doble trago de espresso y una cobertura de leche texturizada que está caliente, pero no hirviendo.

Si estás leyendo esto ahora mismo y tienes antojo de un flat white, te recomendamos emplear tus rewards para adquirir esta deliciosa bebida; formar parte de un programa de lealtad es muy sencillo y muy beneficioso. ¡Si consumes café diariamente, entonces sí que te conviene!

La leche en Australia y Nueva Zelanda proviene en gran parte de vacas criadas al aire libre: si este tipo de leche se espuma de manera demasiado agresiva (como es costumbre con un capuchino), puede volverse rígida, casi como un malvavisco.

Un flat white es más fuerte que un café con leche, pero más suave que un capuchino, y es este término medio lo que lo convirtió en una bebida popular en Australia, Nueva Zelanda y, ahora, en todo el mundo.