cozido-a-portuguesa

Comidas portuguesas que debes probar

Influenciada por la cocina mediterránea, las comidas portuguesas se basan en gran medida en los mariscos. Desde sardinas enteras crujientes hasta bacalao seco y salado, estos son los platos para probar en Lisboa y más allá.

Conocida por su riqueza en pescados y mariscos, especias y aceite de oliva, la cocina portuguesa se basa en gran medida en el Océano Atlántico y los productos cultivados en todo el país.

Un viaje por Portugal te traerá pulpos enteros untados en aceite de oliva (un ingrediente muy usado en la pizza de sartén), sopas con frijoles y carne y sándwiches de francesinha, inflados con rodajas de chorizo ​​del tamaño de una moneda.

En Lisboa, la capital portuguesa, las calles empedradas están repletas de tiendas que venden bacalhau nadando en aceite de oliva y natillas de huevo del tamaño de un bocado espolvoreadas suavemente con azúcar en polvo. posEstos son los platillos y postres más queridos y famosos que debes comer en cualquier viaje a Portugal.

Cataplana de marisco

Originaria del Algarve, la cataplana de marisco es un festín de mariscos. El platillo recibe su nombre de la sartén de cobre en la que se cocina, una cataplana, una sartén con dos lados redondeados conectados por una bisagra que se abre y se cierra como una almeja, donde se cuecen cebollas, ajos y tomates con chorros de vino blanco, almejas, gambas enteras y monedas de chorizo.

¡Esta es una de las comidas de Portugal que no te debes perder!

comidas de portugal cataplana-de-marisco

Sardinhas assadas

Un platillo de sardinas recién asadas (sardinhas assadas) es una comida reconfortante típica en Portugal. A menudo se encuentran como atracción principal en los festivales de verano en todo el país, las sardinas se asan enteras en una parrilla al aire libre y simplemente se sazonan con una pizca de sal marina gruesa. Una vez ahumados y carbonizados, los pescados pequeños se retiran del fuego y se sirven tal como están, con los huesos y la cabeza intactos.

Haz como los portugueses y cómelos enteros: sujeta la cabeza con una mano y la cola con la otra y, evitando las espinas del espinazo, muerde el pescado por el costado. Es crujiente por fuera, revelando una carne blanca maravillosamente escamosa por dentro.

Lisboa, en particular, celebra las sardinas en la Fiesta de San Antonio, también conocida como el «Festival de la Sardina», un evento anual en el que los cocineros venden sardinas enteras y carbonizadas metidas en panecillos elásticos.

Cozido à portuguesa

El cozido à portuguesa, a veces denominado cena hervida portuguesa, es un estofado tradicional. Aunque los ingredientes cambian a menudo, dependiendo de en qué parte de Portugal se prepare, es esencialmente un platillo de carnes, salchichas y verduras hervidas lentamente.

En el noreste de Portugal, el cozido rebosa farinheira (salchicha empanada), morcela (morcilla) y alheira (salchicha rellena con una mezcla de caza y pan), mientras que en el sur, el cozido se puede encontrar con pollo, cordero, patata y menta.

¡Esta es una de las comidas portuguesas más deliciosas!

Arroz de tamboril

Tamboril en portugués significa rape, y aunque no es tan popular como el bacalhau (bacalao), es igualmente omnipresente en la cocina del país.

Encontrarás trozos de pescado blanco escamoso revueltos en un estofado de tomate sazonado con ajo, laurel y arroz, que absorbe el exceso de humedad. Es similar al risotto y se encuentra con mayor frecuencia en las ciudades costeras de todo el país.

Cuando tengas antojo de un brunch y quieras pedir un alimento con pescado, te recomendamos solicitarlo desde tu app delivery favorita; solo descárgala y comienza a recibir grandes beneficios.

Açorda

Típica comida campesina alentejana, la açorda se elabora con pan del día anterior y se tritura con ajo, trocitos de cilantro, aceite de oliva, vinagre y huevos escalfados. El Alentejo es la región más grande de Portugal, una zona repleta de campos, granjas y viñedos.

Aquí, los lugareños son principalmente trabajadores agrícolas, que harían açorda debido a sus ingredientes baratos que podrían personalizarse con cualquier otra cosa que tuvieran a mano: cuanto más rica es la familia, más rica es la açorda.

A lo largo de la costa, se pueden agregar camarones y otros mariscos al plato, mientras que en el interior, es más probable que los cocineros arrojen trozos de caza salvaje. ¡Esta es una de las comidas portuguesas que no te debes perder!