Pastel de chocolate 2

Pastel de chocolate húmedo con fresas

Esta receta de pastel de chocolate es fácil de hacer y es realmente muy delicioso, ideal para cuando quieras mostrar tus habilidades para hornear. En caso de que no tengas la suficiente motivación para hacerlo, puedes comprar uno ya hecho. Este postre seguro lo encuentras en el menú de restaurante favorito.

Pastel de chocolate 1

Ingredientes

  • 2 tazas de leche tibia.
  • 1 taza de chocolate en polvo.
  • 1 taza de aceite de maíz + 2 cucharadas.
  • 1 ½ taza de azúcar de caña.
  • 1 ½ taza de harina para todo uso.
  • 1 ½ harina de almendras.
  • 1 ½ cucharadita de bicarbonato de sodio.
  • 1 cucharadita de sal.
  • 4 cucharaditas de vinagre de sidra de manzana.
  • 4 cucharaditas de extracto de vainilla.
  • 2 onzas de chocolate amargo picado en trozos grandes.

Cómo hacer el pastel de chocolate húmedo con fresas

Precaliente el horno a 180-185ºC. Engrasa un molde para pasteles de 8 pulgadas con aceite de maíz y cubre el fondo con papel para hornear.

Coloca la leche y el chocolate en polvo en un tazón mediano y bate para combinar. Agrega el azúcar, la harina de almendras, el extracto de vainilla, el bicarbonato de sodio y la sal y bate nuevamente.

Agrega el aceite de maíz, el vinagre de sidra y el extracto de vainilla y bate hasta que la masa esté espesa y suave pero bastante líquida.

Vierte la mezcla en el molde para pasteles. Hornea durante unos 15-20 minutos a 180-185ºC o hasta que al insertar un palillo en el centro salga limpio.

Deja que el pastel se enfríe completamente sobre una rejilla de alambre antes de invertirlo, unos 10-15 minutos más o menos.

Pasa un cuchillo alrededor del borde del pastel. Inviértelo sobre un plato para servir o un soporte para pasteles.

Mezcla el chocolate amargo ya picado en trozos grandes con el aceite de maíz y derrite la mezcla a baño maría. Vierte el chocolate derretido sobre el pastel ya invertido.

Finalmente, decora con fresas en rodajas.

Ten en cuenta lo siguiente

La evidencia científica preliminar y muy limitada sugiere que comer alrededor de 1 cucharada (16 gramos) de aceite de maíz al día puede reducir el riesgo de enfermedad cardíaca debido al contenido de grasas insaturadas en el aceite de maíz. Pero hay poca evidencia científica que respalde esta afirmación.

Para lograr este posible beneficio, el aceite de maíz debes reemplazar una cantidad similar de grasas saturadas y no aumentar la cantidad total de calorías que consumes en un día.

El aceite de maíz es un alimento sin colesterol que contiene 14 g de grasa total por ración. Consulte la información nutricional en la etiqueta del producto que hayas adquirido para conocer el contenido de grasas saturadas.

También te puede interesar: Principales productores de café