El olor a vainilla se cierne en el aire sobre las bulliciosas ciudades montañosas en las junglas del norte del estado mexicano de Veracruz. El preciado aromático se ha cultivado aquí desde la época precolonial, por las mismas personas totonacas que aún viven aquí.

Pocos turistas llegan a los hoteles en Poza Rica, pero los que lo hacen, vienen a recorrer las ruinas de la ciudad mesoamericana más importante pero enigmática de México: El Tajín.

El baile de los voladores

Sentado en el balcón de un restaurante con vistas al zócalo, en la animada plaza principal de Papantla puedes ver una de las expresiones más vívidas de la cultura mesoamericana que aún sobrevive en México: la danza de los voladores.

Los hombres descienden de un poste colgando de sus pies, girando en círculos cada vez más amplios a medida que se desenredan sus cuerdas, antes de enderezarse en el último momento y aterrizar en posición vertical.

Visitando el Tajín

Luego de disfrutar la danza, toma un taxi desde algún hotel en Poza Rica y busca otra reliquia de la cultura mexicana precolombina, en forma de las notables ruinas: El Tajín. No esperes que el lugar sea invadido por visitantes como Palenque o Chichén Itzá, te sorprenderás, no hay nadie alrededor.

La arquitectura se caracteriza por impresionantes pirámides escalonadas, muchas de las cuales están notablemente bien conservadas.

La pieza central de la ciudad, la Pirámide de los Nichos. Sus seis niveles están tallados con 365 huecos cuadrados. Se cree que los nichos representan pasajes al inframundo.

No te pierdas esta y otras aventuras en México que te dejarán fascinado. No importa si vienes por trabajo a un hotel de negocios en Poza Rica o estas vacacionando. ¡Disfrútalo!